pink floyd the final cut

the final cut pink floyd llegó tras diez años de The Dark Side Of The Moon

in ESCUCHAR MUSICA ONLINE

Prácticamente diez años tras el lanzamiento de The Dark Side Of The Moon , se lanzó el álbum de Pink Floyd, The Final Cut. Una década ya antes, el material para Dark Side se había trabajado a fondo en el camino, y los 4 miembros de la banda tenían créditos de escritura en el disco.

junio 2020

pink floyd the final cut

Con The Final Cut, el conjunto, un trío tras el despido del tecladista Rick Wright, se había transformado, por defecto más que por diseño, en un procedimiento de transporte de las palabras y la música del líder de hecho Roger Waters.

Casi él solo, con músicos de sesión. Esto fue señalado en buena medida durante su grabación. El álbum tenía pocos ganchos distinguibles, ningún instante comercial señalado, y Floyd jamás tocó nada de él en vivo. En un inicio eso no detuvo al gigante de Floyd.

Los entusiastas de todo el planeta habían estado aguardando 3 años y medio por un nuevo álbum, su mayor espera. Y de este modo, en su lanzamiento en el tercer mes del año de mil novecientos ochenta y tres, The Final Cut se transformó en el primer álbum número 1 del R. Unido de Pink Floyd desde Wish You Were Here.

Rolling Stone le dio las 5 estrellas completas, y sugirió que podría ser «la pieza maestra de coronación del arte rock».

Pero Final Cut desapareció prácticamente tan pronto como llegó, dejando el álbum, un sencillo y un ‘álbum de video’ de diecinueve minutos como sus únicas huellas. No hubo apariciones promocionales, ni fotografías grupales, ni Gira.

Pronto se transformó en el Anejo A en el doloroso colapso público de uno de los conjuntos más grandes y triunfantes del planeta. Si el álbum apareció en entrevistas siguientes de Roger Waters y David Gilmour, se describió como procedente de un periodo de miseria infame.

«De este modo fue como acabó», afirmó Gilmour a David Fricke de Rolling Stone en mil novecientos ochenta y siete. «Muy miserable. Aun Roger afirma que fue un periodo miserable, y fue quien lo hizo absolutamente así, a mi modo de ver «.

«Vino y murió, de veras, ¿no?» afirma Willie Christie, quien tomó la fotografía de portada del álbum. Christie tiene una enorme visión del álbum y el periodo. Waters era su cuñado, y en ese instante Christie vivía en una letrina sobre el garaje en casa de Waters en Sheen, «una vez que una relación se había ido al sur».

«Dado a que la rotura estaba en el horizonte», añade, «creo que David lo estaba encontrando muy difícil; Roger por diferentes razones. Eso fue una enorme pena. David había dicho en público que las canciones estaban cortadas de The Wall. Jamás lo vi de esta forma. Me encantó y creí que había ciertas cosas excelentes «.

Aunque seguramente sería un entusiasta malvado que nombraría a The Final Cut como su álbum preferido de Pink Floyd, efectivamente vale considerablemente más crédito de lo que por norma general se le da. Sí, el álbum es el mejor ejemplo de las aguas megalómanas de alto periodo. No obstante, pese a sus escritos y cantos, debe tomarse como un lanzamiento de Floyd, y no solo de Waters.

Tiene ciertos de los mejores solos de guitarra de Gilmour, y el baterista Nick Mason eligió ciertos de los mejores efectos de sonido en la carrera de Floyd.
Como álbum de queja, es uno de los más fuertes del rock británico. Si lo hubiese hecho, por poner un ejemplo, Elvis Costello, Robert Wyatt o bien The Specials, tendría considerablemente más seriedades retrospectivas.

» ¿Qué hemos hecho a Inglaterra? ‘Waters canta en la canción de apertura The Blog post War Dream, como una banda de música, que suena más típicamente británica. Sitúa el álbum de manera directa en el paisaje siguiente a la invasión de las Malvinas de mil novecientos ochenta y dos, mientras que mira cara atrás a las cabezas de playa de la Segunda Guerra Mundial de mil novecientos cuarenta y cuatro. Como Cliff Jones apuntó en Echoes: The Stories Behind Every Pink Floyd Song , fue «la letra más indudable de todos y cada uno de los álbumes de Pink Floyd «.

Además de esto, el álbum es sensacionalmente significativo en la carrera del conjunto. Si hubiese sido una experiencia mucho mejor y un vendedor más grande, podría haberle tolerado a Floyd terminar, o bien quizá seguir, en un triunfo. En cambio, dejó una sensación persistente de temas pendientes, lo que condujo a la división, el triunfo comercial de los años de Gilmour y la gran vida futura del conjunto.

La génesis de The Final Cut es muy conocida. Una parte de su material data de 5 años ya antes, cuando Waters presentó la grabación original en cassette de The Wall en el verano de mil novecientos setenta y ocho.

Había escrito cerca de 3 álbumes de material. Fue conducido de una forma que los otros miembros de la banda, que parecían apreciar escapar de Floyd en ese instante, sencillamente no lo estaban. Para Waters fue como picar de forma fuerte una costra: sabía que no debía, mas solo debía explorar más a fondo este monstruo que había ayudado a crear.

Pink Floyd, tal y como los conocíamos, acabó el diecisiete de junio de mil novecientos ochenta y uno en el estadio Earls Court de la ciudad de Londres, cuando acabó el último de los treinta y un espectáculos de The Wall. El regreso de ese año a las giras fue reunir material para la versión rodada dirigida por Alan Parker de The Wall.

Hubo ofertas, con notable ironía, a fin de que la banda recorriese los estadios. Waters, como es natural, corrió a una milla de ellos. Mientras, se consideró con seriedad la idea de tocar en los espectáculos con Andy Bown, del conjunto tributo a Floyd, la Banda Sustituto que toma el sitio de Waters.

«Me preguntaron si estaría interesado si brotara la situación», afirma Bown el día de hoy. «Afirmé que sí, lo estaría». Mas la idea fue de forma rápida vetada por Waters. Se charló de un álbum de banda sonora para la película de Parker, mas apenas había material: versiones de In The Flesh interpretadas por Bob Geldof, Pink; The Wall out-take cuando The Tigers Broke Free ; ¿ Y qué vamos a hacer ahora? , que se dejó fuera del álbum.

Este proyecto se transformó en Ladrillos de repuesto, donde estas pistas se complementaron con cortes auxiliares de The Wall , Your Possible Pasts, One Of The Few, The Hero’s Return y The Final Cut . No obstante, cuando Argentina invadió las Malvinas y la primera ministra del R. Unido, Margaret Thatcher, mandó un ejército para contrarrestar esto, Waters de súbito tuvo su tema.

La inutilidad del enfrentamiento siguiente de setenta y cuatro días, que resultó en la pérdida de novecientas siete vidas, evocó de nuevo la muerte del padre de Waters, Eric, en la Segunda Guerra Mundial, en Anzio en mil novecientos cuarenta y cuatro.

Waters degustaba la fusión del pasado y el presente. Iba a redactar un réquiem moderno.

Y de esta manera, Spare Bricks se transformó en The Final Cut. Su título era una referencia de Shakespeare a Julio César siendo apuñalado en la espalda por Bruto: «Este fue el corte más desconsiderado de todos».

» El corte final en la terminología de la película es el artículo terminado», explicó Gilmour en mil novecientos ochenta y tres. «Cuando unes todos y cada uno de los tallos esencialmente en el orden adecuado, lo llamas ‘corte general’, y cuando lo has limpiado y lo tienes perfecto, lo llamas el «corte final».

Asimismo es una expresión de una puñalada por la espalda, que creo es la manera en que Roger ve la industria del cine «.

Los usuales encuentros de Waters con el directivo Alan Parker sobre la realización de la película no son ningún secreto. Asimismo estaba claro que los miembros de Pink Floyd, que jamás eran los conjuntos más afables, estaban poco a poco más separados.

El estreno británico de The Wall el catorce de julio de mil novecientos ochenta y dos, en el Empire Theatre de Leicester Square de la ciudad de Londres, fue la única vez que el Pink Floyd, de 3 hombres, aún no sabía que Rick Wright ya no estaba en la banda.

The Tigers Broke Free , publicado como single en el mes de julio de mil novecientos ochenta y dos, estaba lleno de patetismo y tenía una enorme pretensión. No desde el momento en que Apples And Oranges , lanzado en mil novecientos sesenta y siete, tenía tantos ojos puestos en la actuación de un fácil de Floyd, Tigers fue su primer fácil desde Another Brick In The Wall, Parte 2 en mil novecientos setenta y nueve.

Tigres , que era esencialmente Waters con el coro de voces masculinas Pontarddulais y una orquesta, fueron etiquetados como de The Final Cut . Irónicamente, no llegó al álbum hasta el momento en que la lista de canciones se reconfiguró para CD en dos mil cuatro.

Tigers alcanzó el número treinta y nueve en el R. Unido.

Tras el lanzamiento del single, Waters le afirmó a Melody Maker en el mes de agosto de 1982: «Me he interesado más en los aspectos de recuerdo y réquiem de la cosa, si eso no suena demasiado presuntuoso».

Pero al llegar a The Final Cut , «todo empezó a desarrollar un sabor diferente, y por último escribí el réquiem que he estado tratando de redactar a lo largo de tanto tiempo».

Requiem For The Artículo War Dream se transformaría en el subtítulo del álbum. En este punto, Waters afirmó que el conjunto había «llegado a la etapa de una combinación de todo el trabajo que hemos hecho hasta el momento».

Tras el estreno en U.S.A. de la película The Wall y unas vacaciones, Waters volvió a trabajar de verdad ese otoño. Las sesiones empezaron en el mes de julio y duraron hasta esa Navidad. De manera oportuna, es un álbum realmente centrado en el R. Unido, con sesiones en Abbey Road, Olympic, Mayfair, RAK, Eel Pie, Audio International, el estudio hogareño de Gilmour Hookend y el estudio hogareño de Waters The Billiard Room.

Con el coproductor de The Wall Bob Ezrin descomulgado, Michael Kamen y James Guthrie coprodujeron con Waters y Gilmour. Con los autos de carreras de Mason y encabezando una relación errada mientras que empezaba una nueva, Gilmour luchaba por redactar nuevo material, y la partida de Wright ahora era solo un recuerdo, Waters tenía una prisa furiosa por llenar el álbum que había tomado un nuevo Alquilo de la vida.

«Empecé a redactar este artículo sobre mi padre», afirmó en mil novecientos ochenta y siete. «Estaba en una buena ráfaga y ya no estaba. El hecho es que hacía este disco y a Dave no le agradó. Y lo afirmó de este modo.
‘A Dave no le gustó’ se ha transformado en la abreviatura de The Final Cut .

Tras un principio cordial, pronto se hizo evidente que Waters y Gilmour precisarían trabajar separadamente. El ingeniero Andy Jackson trabajaría con Waters, y Guthrie trabajaría con Gilmour, y esporádicamente se hallarían.
Jamás, jamás deseé interponerme en el camino de él expresando la historia de The Final Cut. Sencillamente no creí que una parte de la música estuviese a la altura.

«La relación era claramente helada en esa etapa», afirmó Jackson al programa de radio Floydian Slip en dos mil. «No creo que absolutamente nadie desee negar eso. Entonces, el instante en que Dave, particularmente, y Roger estuvieron juntos en el estudio, fue helado.

No hay duda a este respecto. No obstante, esta helada hizo surgir un enorme arte. Asimismo hubo innovación. El inventor de audio Hugo Zuccarelli, de origen italiano y natural de Argentina se había acercado al conjunto para probar su nuevo sonido envolvente ‘Holofónico’ que podría grabarse en cinta estéreo.

19 / 100 Puntuación SEO

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja una respuesta