Screenshot 234

la música de Devil Doll, como una descarga eléctrica de vintage…

in MUSICA VINTAGE

la musica de Devil Doll

Tras despertar parcialmente paralizada una mañana de julio de dos mil catorce, con descargas eléctricas en su cuerpo, supo que nada sería de nuevo igual. Persiguieron los síntomas a lo largo de unos meses, entonces, en el mes de noviembre de dos mil catorce, le diagnosticaron EDS…

mayo 2020

devildoll official 93570042 246898649698974 7848997693415817874 n Screenshot 235 Screenshot 234

EDS, síndrome de Ehlers-Danlos tipo III. Tenía un dolor inaguantable en todo el cuerpo y no podía pasear de pie por el hecho de que sentía que sus plantas estaban engastadas en cuchillas de rasurar. Los médicos habían estado persiguiendo los síntomas desde julio de dos mil catorce y había soportado todo.

Desde gotas de ketamina de ocho horas hasta bloqueos inquietos pudendos y tratamientos de botox en el suelo pélvico. Vivía en un estado de mareo incesante y prácticamente le tiraba toda vez que movía los ojos. Los médicos asimismo creyeron que podría tener POTS, síndrome de taquicardia ortostática postural.

Esto ocasionó que los médicos persiguieran sus síntomas a lo largo de unos años. Pidió una prueba de toxicidad de metales pesados ​​ya que los médicos se quedaban sin ideas, y ciertamente tenía toxicidad de plomo, mercurio y arsénico orgánico.

image asset

Esto condujo a síntomas más extraños y explicó ciertas de sus disautonomías y deterioro cognitivo, o bien eso pensaban todos. Su POTS se había vuelto tan malo que no podía desplazar los ojos sin tener una jaqueca, no podía conducir y no podía salir por el sol y el calor. 

Su calidad de vida se le escapaba de las manos y estuvo en la cama a lo largo de semanas. El dolor que sentiría en las articulaciones y en el cuerpo era inaguantable la mayoría del tiempo. Le hicieron una prueba de volumen de sangre y resultó que solo tenía el ochenta y cinco por ciento de la sangre en el cuerpo que se suponía que debía tener…

Tenía el síndrome del corazón hipercinético. Uno de los médicos pensó en inyectarle solución salina intravenosa. Después supo que los médicos de Medicina neurológica y Cardiovasculares se pasan continuamente entre sí los casos y que el que verdaderamente padece es el paciente.

Comenzó a perder la fe en los médicos. Tras todo, pasó años solo comiendo comestibles orgánicos y yendo a médicos naturistas para poder ver dónde deparaba. Tras padecer a lo largo de años con síntomas de POTS, le presentaron a un quiropráctico que recibió formación en lo que es conocido como medicina neurológica funcional.

En un instante, le hizo marchar a su sitio con los ojos cerrados, y cuando los abrió, estaba libre del otro lado de la habitación. Le explicó que una parte de su cerebro, que es quien se encarga de saber dónde está en el espacio se vio perjudicada. Y ella estaba como, «¡¿QUÉ ?! »Explicó que precisaba contrastar y ver si sus « ataques POTS »provenían de la parte vestibular del cerebro.

La sentó, le hizo hacer ciertos ejercicios de seguimiento ocular y después le puso unas lentes rojas. En 2 minutos, su ataque POTS había desaparecido por completo tal y como si jamás hubiese sucedido.

«¡¡¿CÓMO HICISTE ESO?!!»

Estos ataques le machacaban a lo largo de días en un instante en el que no podría hacer nada. Ella explicó que debido a sus quince convulsiones cerebrales, y múltiples otros factores, la parte vestibular del cerebro precisaba ser recalibrada con ejercicios de adiestramiento y que esto evitaría que los «ataques» volviesen a ocurrir.

Un par de meses después de trabajar con ella, hacer sus ejercicios de seguimiento y equilibrio de los ojos de forma regular y utilizar sus lentes colorados … estaba curada.

Ciertos de sus síntomas de disautonomía aún mejoraron tras trabajar con ella. Los quevedos colorados los lleva consigo a todas partes y se los pone cuando comienza a sentirse agobiada. Calman su sistema inquieto. Sencillamente creyó que siempre y en todo momento debía tomar siestas, cuando verdaderamente todo el seguimiento ocular agotaba al cerebro.

Ahora se pone las lentes rojas y reposa a lo largo de cinco-diez minutos, y entonces está bien. Su cerebro le afirma en qué momento ha de quitarse las lentes. En ocasiones solo necesita acostarse a lo largo de cinco minutos y eso le reinicia y está listo para empezar.

Ahora ha aprendido a percibir siempre y en toda circunstancia a su cuerpo. La luz volvió a sus ojos. Las personas procuraban ser útiles, mas procesaban toda la información por medio de sus historias y temores personales. Esta amistad resultó ser esencial en su historia de restauración.

Entonces, un día, fue a ver a un médico del Departamento de Medicina Funcional que le efectuó pruebas para determinar si tenía enfermedad de moho debido a la exposición tóxica al moho. Ciertamente, si bien su casa era totalmente nueva, el contratista había cortado esquinas y ahora había moho negro en todas y cada una de las partes.

Como en todo el sistema de conductos de aire y todo era invisible a simple vista. Afirmó, ¿entonces has sido muy flexible y verdaderamente fuerte tu vida hasta el momento en que te mudaste a esta casa y ahora de súbito tienes EDS? «Sí», respondió .

Precisaba ir a su médico y hacerme la prueba. Tras todo, fué una patinadora artística nacionalmente contendiente a lo largo de años y no tuvo estos inconvenientes. Tuvo grandes contrariedades con saltos dobles y giros por el hecho de que su cerebro se amedrentaría … aun entonces. Decidió ir al médico de su amigo y hacerse una prueba de moho.

El médico le hizo leer un libro llamado Childhood Disrupted que explicaba de qué manera las mujeres supervivientes de traumas tienen vías de desintoxicación de menor funcionamiento que las mujeres que no han experimentado traumas en el desarrollo o bien aun los hombres.

Supuestamente, la testosterona resguarda la integridad de las vías de desintoxicación del cuerpo, y el estrógeno puede comprometerla. Hay una gran posibilidad de que esta sea la razón por la cual vemos a considerablemente más mujeres que hombres con síndromes como la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica. En los últimos tiempos, bastantes personas han descubierto que su «fibromialgia» era realmente una enfermedad de moho, o bien CIRS.

Se siente cómoda y cariñosa en la situación de su vida de no importarle lo que absolutamente nadie piense de ella. No se excusa con lo que ama o bien por de qué manera escoge festejar su vida.

Pero si has leído todo esto, te diré, que nada de lo leído importa, sólo su música… es genial.

Devil Doll

72 / 100

Deja una respuesta

Latest from MUSICA VINTAGE

Go to Top